¿Es posible desgravar un seguro de salud?

Autor
Chubb
Tags
Share
hombre y mujer en el ordinador para desgravar un seguro de salud

Otra vez ha tocado hacer la Declaración de la Renta, y un año más buscamos la forma de pagar menos impuestos. Una de las preguntas que más se repiten en los despachos de los asesores es si es posible desgravar un seguro de salud. La respuesta no siempre es la misma, pues depende de quién contrate la póliza.

Según el último informe de la Fundación IDIS, el año pasado 10 millones de españoles tenían contratado un seguro médico privado. Pero, al no ser obligatorios, los seguros de salud no desgravan para todo el mundo. Sí que aportan ventajas fiscales para los trabajadores autónomos y para las empresas que contraten pólizas colectivas para sus empleados.

¿Quién puede desgravar un seguro de salud?

En el caso de los autónomos en régimen de estimación directa, el artículo 30 de la Ley 35/2006 del IRPF establece lo siguiente: “Tendrán la consideración de gasto deducible para la determinación del rendimiento neto en estimación directa las primas de seguro de enfermedad satisfechas por el contribuyente en la parte correspondiente a su propia cobertura y a la de su cónyuge e hijos menores de veinticinco años que convivan con él. El límite máximo de deducción será de 500 euros por cada una de las personas señaladas anteriormente o de 1.500 euros por cada una de ellas con discapacidad”.

La deducción total máxima para los trabajadores por cuenta propia es de 4.500 euros y repercute en su base imponible, es decir, que se descuenta de las ganancias obtenidas. Por ejemplo, un autónomo que gane 25.000 euros al año y tenga contratado un seguro de salud a su nombre y el de su mujer, a la hora de hacer la declaración constaría como que gana 24.000 euros.

¿Cómo actúa la deducción?

Por lo que respecta a los seguros de salud colectivos que las empresas contratan para sus trabajadores, las deducciones pueden llegar a ser de hasta el cien por cien en el Impuesto de Sociedades, puesto que estas pólizas tienen la consideración de gasto social. Esto quiere decir que el importe deducible, 500 euros por trabajador, se descontará del de los beneficios obtenidos por la empresa. 

Cuando los trabajadores tengan que abonar una cantidad para pagar su cobertura, la de su cónyuge o la de los hijos menores de 25 años, este importe también será deducible en el mismo término que se ha indicado para los autónomos. Pero, ojo, siempre que se trate de una póliza colectiva contratada por la empresa, no a título individual.

¿Qué ocurre cuando la prima la pague la empresa y la incluya como parte del salario? Si bien no es deducible, sí que está exento de declararse ya que no está considerado como rendimiento del trabajo.

Otras pólizas que también pueden desgravar en la declaración del IRPF son los seguros de vida vinculados a la hipoteca o los seguros de accidentes contratados por los autónomos tanto para ellos como para sus empleados.

No obstante, la fiscalidad puede variar en función de la Comunidad Autónoma en la que usted resida. Algunas permiten deducir un porcentaje de los gastos por enfermedad, además de las cuotas pagadas a mutuas o aseguradoras por seguros médicos individuales o familiares que no sean obligatorios.

Ventajas de contratar un seguro de salud

Además de deducir impuestos en los casos que hemos visto, los seguros de salud ofrecen una serie de ventajas para todas las personas aseguradas. Tienen acceso a atención de urgencias 24 horas, un servicio privado que normalmente no está tan saturado como el de los hospitales públicos. 

Tampoco necesitan esperar meses para ser atendidos por un especialista. Con la cobertura Red Médica y Dental de Chubb, por ejemplo, usted tiene acceso a un programa baremado de asistencia con más de 50 especialidades médicas, sin listas de espera.

Un buen complemento son los seguros de hospitalización por accidente, puesto que si usted tiene que ser ingresado más de 24 horas, recibirá una indemnización económica por cada día que tenga que estar hospitalizado, según las condiciones de la póliza. Las cuantías exactas vienen especificadas en la póliza y el importe variará en función de la opción contratada (individual o familiar).

Fuentes:
JRA Economistas, consultado el 10 de junio de 2020
Agencia Tributaria: Cumplimentación IRPF, consultado el 10 de junio de 2020
Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio, consultado el 10 de junio de 2020
Informe “Sanidad privada, Aportando Valor. Análisis de Situación 2019”, consultado el 10 de junio de 2020

Vea también:

Es importante tener en cuenta que esta información es solo para fines de información general. No constituye un consejo personal o una recomendación para ninguna persona o empresa de ningún producto o servicio. Consulte la documentación de la póliza para conocer los términos y condiciones de la cobertura.