Consejos para mejorar la ergonomía en el trabajo

Autor
Chubb
Share
personas subindo la escalera en un escritorio

¿Cuántas veces cruza las piernas mientras está sentado frente al ordenador? ¿Siempre tiene la espalda recta cuando camina? ¿Coloca el teclado de tal forma que tiene que ponerse de lado para escribir? ¿Es cómoda la silla de su escritorio? Mantener una buena postura en el trabajo nos ayuda a prevenir problemas de salud y a rendir mejor. Ya estemos sentados, de pie, caminando o tumbados, debemos adoptar una correcta posición corporal.

Nos corresponde a todos adoptar unos hábitos saludables, pero las empresas también tienen que proporcionar a sus empleados los recursos necesarios para mejorar la ergonomía en el trabajo. De esta forma, estarán protegiendo su salud laboral.

Aun así, los dolores de espalda asociados a la falta de ergonomía en los puestos de trabajo son numerosísimos. La Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el trabajo, por ejemplo, calcula que la incidencia en la población será de entre el 60 y el 90%. De ellos, entre el 15 y el 42% sufrirá estos dolores habitualmente.

Por su parte, la OMS recuerda que los riesgos relacionados con la ergonomía suponen un porcentaje amplio de los casos de morbilidad asociados a enfermedades crónicas.

A los problemas de espalda hay que sumar otros muchos que también son frecuentes: las contracturas, los trastornos musculoesqueléticos; las patologías en la zona cervical, el trapecio o la vista (fatiga, sequedad ocular, etc.); el síndrome del túnel carpiano; los problemas de rodilla, de columna o de cadera que sufren quienes se pasan la mayor parte de su jornada laboral de pie; estrés y ansiedad.

Cómo mejorar la ergonomía en el trabajo

¿Es posible evitar estas lesiones? La mayoría, sí. Para ello, los especialistas recomiendan seguir una serie de pautas.

Ergonomía Geométrica

Este tipo de ergonomía está relacionada con las dimensiones del área de trabajo. El ejemplo más claro es la postura que adoptamos al trabajar con el ordenador. Esto es lo que debería hacer:

  • Ajustar la altura del escritorio a la suya para que pueda moverse y cambiar de posición sin dificultad.
  • Colocar la pantalla y el teclado del ordenador justo enfrente de donde esté sentado para no tener que girar la cabeza.
  • La pantalla del ordenador debe quedar un poco más baja que la altura de los ojos.
  • Poner el teclado a unos 10 cm del borde de la mesa. Así, tendrá espacio suficiente para apoyar las muñecas. Lo ideal para evitar lesiones son los teclados que integran reposamuñecas. Si no lo tiene, trate de hacerse con uno independiente.
  • El ratón siempre tiene que estar al lado del teclado, en un espacio lo suficientemente amplio como para manejarlo con comodidad.
  • Cuando esté sentado, asegúrese de que la parte superior forma un ángulo de 90º con la inferior.
  • Apoye la espalda completamente en el respaldo de la silla.
  • Los hombros deben quedar alineados con la cadera.
  • Los pies deben estar bien apoyados en el suelo.
  • Regule la altura de la silla, de tal forma que los codos queden a la altura del tablero de la mesa.

Ergonomía Temporal

Hace referencia a la distribución de la jornada laboral. Además de gozar de descansos (5 minutos cada hora es lo aconsejable), los trabajadores tienen que cambiar de posición cada cierto tiempo. En caso de trabajar de pie, lo ideal sería poder relajar la zona lumbar, colocando un pie encima de un escalón, por ejemplo.

¿Te pasas hora sentado? Puedes mover las piernas y los pies, o colocar los pies un poco en el suelo, otro rato sobres las patas de la silla y volver al reposapiés.

Aquí también podríamos incluir la necesidad de hacer ejercicio y de descansar las horas suficientes por la noche.

Ergonomía Ambiental

Los aspectos relacionados con la temperatura, los niveles de ruido y la iluminación también son importantes. En este sentido, se recomienda, entre otros:

  • Poner la temperatura media de la oficina a 24ºC.
  • A ser posible, evitar el uso de aire acondicionado.
  • El puesto de trabajo debería estar cerca de una ventana. De no ser posible, utilizar luz blanca.
  • Tratar de hacer el menor ruido posible, lo que incluye bajar el volumen de radios y televisiones.

Además de todo lo dicho, la ropa también contribuye a mantener una postura correcta. Prendas holgadas y calzado cómodo son una buena ayuda. Y cuando vayas a levantar peso, hazlo flexionando las rodillas.

Apostando por la ergonomía en el trabajo, todas las partes salen ganando. Los trabajadores no se exponen a tantos riesgos, mientras que la empresa sufrirá menos absentismo laboral. También se reducirán las bajas por accidentes laborales.

Fuentes:
OMS, consultado el 19 de marzo de 2020
Saludlaboralydiscapacidad.org, consultado el 19 de marzo de 2020
Asociación Española de Ergonomía, consultado el 19 de marzo de 2020
Universidad Complutense de Madrid, consultado el 19 de marzo de 2020

Vea también:

Es importante tener en cuenta que esta información es solo para fines de información general. No constituye un consejo personal o una recomendación para ninguna persona o empresa de ningún producto o servicio.